Cuando entras a Vanguardia escuchas comentarios sobre clases que “te vuelan la cabeza”, y a pesar de que uno se predispone, la revelación de cada clase siempre supera la expectativa que puedas tener.

Por las mañanas estuvimos aprendiendo acerca del trabajo en equipo, diferentes integrantes del staff de vanguardia fueron los encargados de enseñar cada uno una parte de la clase. Cada día fue como un bofetada para mi, vimos tantos conceptos y propuestas para llevar a cabo un trabajo en equipo sano y también aprendimos como realizarlo. En estas clases me di cuenta de lo mucho que, en lo personal, me falta para ser un buen compañero.

Ha sido de las clases que más me han confrontado pero también de las que más me he divertido. La introspección es divertida; Bueno, no siempre, pero es sana.

Introducción a la Biblia, clase que tuvimos por la tarde, trajo muchísima revelación sobre la formación de la Biblia, el origen y la razón de su contenido y sobre todo el propósito de esta. Pastor Obed Huerta, director del Instituto Vanguardia, siempre tiene clases llenas de información y perspectivas únicas. Te da algo y ese algo trae esa sensación como de “jamás lo había pensado o visto así, pero es cierto”.

Cualquier persona que decida seguir a Cristo tendrá dudas acerca de la bíblia, dudas validas y que por supuesto pueden ser respondidas.

Él fue el encargado de darnos esta clase que, la neta “nos voló la cabeza”. Cualquier persona que haya decidido seguir a Cristo tendrá dudas acerca de la bíblia en algún momento: Si el contenido es fiable, por qué existen varias versiones, o por qué hay dos testamentos, etc. Son dudas totalmente válidas y que por supuesto pueden ser respondidas. Esta semana hubo respuestas importantes para nuestras dudas persistentes.

Es asombroso como algo que hoy es tan cotidiano en un momento fue algo tan polémico, peligroso e inaccesible. Lo que hoy tenemos en tantas formas, versiones, e idiomas es el fruto de muchísimos años de lucha, persecución y sacrificios, y en eso podemos ver el amor y la gracia de Dios, que usó a tanta gente porque en su corazón estuvo, y está, que cada persona conozca su palabra.

Daniel Nava, Estudiante de Diplomado en Estudios Bíblicos.